Lubricantes sexuales y aceites

Cada vez más personas se animan a probar lubricantes en sus relaciones sexuales, y no es de extrañar que la venta de este tipo de artículo erótico crezca cada año. Los lubricantes son una gran ayuda a la hora de practicar sexo, ya sea anal o vaginal, ya que nos protege de posibles irritaciones y previene las rozaduras. Hay muchas razones por las que utilizar un lubricante sexual mejorará tu vida íntima.

lubricantes-sexuales

En el sexo anal el lubricante es más que necesario, ya que el recto no lubrica por sí solo, y para ello los lubricantes más recomendados son los de silicona. Los lubricantes de base silicona son más duraderos y proporcionan un deslizamiento óptimo. Algunos lubricantes anales incluso incorporan agentes relajantes entre sus componentes que ayudan a dilatar la zona.

Los lubricantes más usados en el sexo vaginal o la masturbación son los lubricantes de base agua ¿por qué? pues porque es el lubricante más natural y el que mejor imita el flujo lubricante del cuerpo. Es soluble al agua y puede usarse con todo tipo de juguetes eróticos, no daña nuestro cuerpo ni nuestros accesorios sexuales.

Cabe recordar que los lubricantes no protegen contra enfermedades de transmisión sexual ni son anticonceptivos.

Son cada vez más los hombres que consumen productos de este tipo, ya que en la masturbación provoca sensaciones nuevas y muy placenteras. Existen en tu sexshop masturbadores masculinos que incorporan muestras de lubricantes para probar.

Hay lubricantes con efecto calor, efecto frío e incluso de sabores tales como fresa, piña, cereza, etc.

Los lubricantes se pueden usar perfectamente con preservativo, siempre que no tengan componentes oleosos o grasos, ya que podría dañar el condón.

Los lubricantes de este tipo, aceitosos, son difíciles de limpiar y no pueden usarse por mucho tiempo ya que podría dañar nuestras mucosas, por ello es por lo que es el lubricante con el que hay que tener mayor cuidado de todos.

Coito anal: Una práctica sexual que se remonta a la antigüedad humana

Se trata de una de las prácticas sexuales más antiguas en la historia de la humanidad, aunque también existen algunos animales como los primates que la usan para interrelacionarse.

En los seres humanos todavía existen algunos prejuicios y tabúes cuando se habla este tema en particular.

El “sexo anal” tiene muchos sinónimos y es utilizado de acuerdo a las diferentes culturas y costumbres de los pueblos. Uno de los más utilizados científicamente es el “coito anal” o “sodomía”, palabra que proviene de Sodoma, ciudad de Canaán. En la Biblia, el capítulo 19 del libro del Génesis, se dice que Jehová envió a dos de sus ángeles para acabar con la lujuria y las prácticas homosexuales que se deban en ese lugar.

El “sexo anal” consiste en introducir el miembro viril u otro juego de uso sexual en el recto de la pareja. También se utilizan otro tipo de aparatos, como las prótesis, con el fin de satisfacer sexualmente a las mujeres y también a los hombres.

Pero remontémonos un poco a la Edad Media, en esa época el celibato entre los clérigos cristianos no era del todo acatado, lo cual generaba rumores que entre sus miembros era utilizada esta práctica sexual. En el caso del Imperio Romano, no era bien visto que dos ciudadanos del mismo sexo ejercieran este ritual sexual, pero la sociedad sí permitía el sexo anal con un esclavo o una esclava.

Actualmente, existe religiones en el mundo occidental que condenan su uso por considerarlo infértil, de fácil contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) y de riesgos higiénicos.

Para evitar posibles enfermedades sexuales los médicos recomiendan utilizar preservativos como el condón, pero si dentro de las parejas existe la absoluta higiene en la zona anal y en el miembro viril, no debería haber un impedimento, sólo se debe tener en cuenta que después de una pedicación, como también se le conoce, es obligatorio lavar el pene con un jabón neutro antes de iniciar una penetración vaginal.

Aceites eróticos

Si lo que buscas es olvidar el estrés de la vida cotidiana no lo pienses más, disfruta de un masaje erótico con aceites sensuales aromáticos y déjate llevar por el deseo.

aceite de masaje

Los aceites eróticos son el perfecto complemento para tus juegos preliminares ya que sus aromas y su textura preparan el cuerpo y los sentidos para las relaciones sexuales.

En las tiendas eróticas como barcelona sex shop los podemos encontrar de sabores deliciosos como la vainilla, la fresa, el chocolate, los frutos rojos… y con efectos tan estimulantes como los que provocan calor o frío.

Pon a tu pareja a 100. Extiende un poco de aceite sobre su cuerpo y con el tuyo frótale hasta que estéis ambos embadurnados con el sensual cosmético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *